miércoles, 4 de noviembre de 2015

Mundial de boxeo: Corazonada acertada

Por Lemay Padrón Oliveros 

Antes de sonar el gong en el Mundial de boxeo de Doha-2015, adelanté que tenía la corazonada de que Cuba ganaba en el medallero general.
No había tenido esas vibraciones en las dos ediciones anteriores, cuando se asistió con escuadras todavía inexpertas, conformadas en su base con los mismos hombres que hoy, en plena madurez, acaban de devolver a Cuba al sitial que se merece en este tipo de boxeo.
Esa es la diferencia fundamental con Bakú-2011 y Almaty-2013, porque si bien Lazarito Álvarez es un fuera de serie que desde su irrupción en planos estelares ha brillado y se ha convertido en el púgil más estable de su generación, con los tres títulos mundiales más recientes, dos panamericanos, uno centroamericano y un bronce olímpico, además de brillar en las Series Mundiales, al resto necesitaba más tiempo para madurar.
En Doha el pinareño debió afrontar también un reto difícil ante el ruso nacionalizado azerí Albert Selimov, veterano que archiva el oro planetario de Chicago-2007 y le había superado en la final de la SMB. Esta vez preocupó la votación del capítulo inicial, pero El príncipe salió a comérselo en el segundo y no paró hasta obligar a los médicos a detener la pelea. Amén de la calidad de los rivales, que no siempre te permiten hacer lo que quieres sobre el ring, otros de sus compatriotas no fueron tan agresivos y lo pagaron con derrotas.
Dio la impresión de que los entrenadores no estaban al tanto de las votaciones, porque seguían boxeando de la misma manera aunque esa estrategia no se viera premiada por los imparciales. En este punto, so pena de pecar de chovinista, debo decir que no me parecieron justas las derrotas de Roniel Iglesias y Yasniel Toledo.
Iglesias tuvo un primer asalto flojo, pero en el segundo dominó, y en el tercero arrolló a su rival, al punto de que le dieron 10-8 dos de los jueces. Sin embargo, uno de ellos en el balance final le da la pelea a su contrario. En el caso de Toledo es increíble que un juez lo vea dominar de punta a cabo (30-27), y dos lo dejen debajo 28-29.
Pero bueno, cerremos el capítulo de las manchas para destacar las grandes actuaciones de los debutantes JoahnysArgilagos y Arlen López, sobre todo el primero, con apenas 18 años, porque ya el segundo había mostrado credenciales en cuanta lid se presentó a largo de las dos últimas temporadas.
Tampoco se nos olvida Julio César La Cruz, el único “veterano” desde 2008 en las filas del conjunto estelar, igualmente de estreno en el selecto club de los tricampeones mundiales, aunque la suya fuera una corona esperada.
En fin, el colectivo técnico encabezado por Rolando Acebal al fin recoge los frutos del trabajo iniciado con la mayoría de estos púgiles en el año 2011, cuando se propuso rescatar las glorias de la Escuela Cubana de Boxeo. Doha-2015 es confirmación, pero no punto de llegada.