martes, 29 de agosto de 2017

Yasmany Acosta, el luchador cubano que brilla en Chile



Por Lemay Padrón Oliveros

Chile estrenó el medallero de Suramérica en Campeonatos Mundiales de lucha hace unos días en París, pero en este hecho histórico un gran por ciento pertenece al colectivo de entrenadores de Cuba.
Fue Yasmani Acosta el encargado de ese estreno en la cita de París-2017, luego de imponerse 2-0 contra el ucraniano Mykola Kuchmii en la batalla por la presea de bronce en la división de 130 kilogramos del estilo grecorromano.
Previamente había superado 5-0 al georgiano Levan Arabuli, 3-1 al estadounidense Robert Smith, y 5-0 al surcoreano Min-Seok Kim, antes de perder en semifinales 1-3 frente al estonio Heiki Nabi, un experimentado gladiador que terminó la justa como subcampeón y exhibe además el título del orbe en 2013, y el subtítulo olímpico en Londres-2012.
Luego de la pelea por el tercer puesto, el caribeño reconoció que le costó bastante trabajo tanto por la calidad de su oponente como por las demandas en el orden físico.
“Este combate me exigió. Me sentí un poco cansado, más que en los combates anteriores a pesar del descanso de varias horas, y ahora pienso que quizás me hubiera venido hasta mejor combatir más seguido”, indicó el oriundo de Matanzas.
Durante ese tiempo de descanso entre la cartelera preliminar y la de los combates finales confesó que estuvo hablando con su padre, quien llegó a la Ciudad Luz desde España para apoyarlo, y también le dio sus consejos.
“La estrategia fue siempre ir encima del rival, aprovechando la fortaleza física. Vine aquí a dar lo mejor de mí, y a casi todos los rivales los conocía solamente de la televisión”, explicó a este redactor en la zona mixta de la Arena AccordHotels parisina, donde la delegación de su país natal conquistó tres preseas bronceadas, una en greco y dos en libre.
Por último, recordó que un gran porciento de esa presea tiene que ver con todos los conocimientos que adquirió en Cuba, y especialmente con el tricampeón olímpico Mijaín López, de quien fue su principal pareja de entrenamiento.
“El siempre fue mi guía y eso no lo olvido. Con él hablo siempre, no para de darme consejos, y la mayor parte de lo que sé se lo debo a él, porque entrenábamos juntos y me enseñó muchas cosas. Yo sé que con él ahí siempre iba a perder, porque no le gana nadie en el mundo, pero eso nunca afectó nuestra amistad”, aseguró el gigante de 1.95 metros, hoy con 29 años de edad.
Yasmany con Ayub.
Lo cierto es que Chile debuta en grande en un medallero mundial de lucha luego de exhibir como mejor puesto un 23 del año 2005, casualmente logrado en este mismo peso y estilo por Andrés Ayub.
Fue precisamente a Ayub al hombre a quien Yasmany le comentó sus intenciones de abandonar Cuba, durante alguna de las sesiones de entrenamiento que la selección chilena desarrolló en La Habana.

LA HISTORIA DETRÁS DEL HOMBRE

Hasta el año 2015, la vida de Yasmany Acosta se resumía a entrenar y esperar por una oportunidad para combatir. A la sombra del imbatible Mijaín López, muy poco quedaba para él en cuanto a torneos internacionales, y tampoco el futuro pintaba mejor, a sus 27 años de edad, y con la intención del múltiple dorado universal de llegar hasta los Juegos Olímpicos de Tokío-2020.
El momento que cambió su vida fue el Panamericano celebrado en abril de 2015 en Chile. Allí decidió cambiar radicalmente el curso de su existencia y abandonó la delegación tras alcanzar el boleto para Cuba los Juegos Panamericanos de ese año. En Cuba dejó a su madre y un hermano.
En sus primeros tiempos debió alternar sus labores entre los entrenamientos y su trabajo como agente de seguridad, como hace el resto de los luchadores chilenos.
Luego de dos años sin combatir oficialmente, reapareció en esta campaña en representación de Chile en el Campeonato Panamericano de Brasil, y allí finalizó como medallista de plata. La final era contra el cubano Oscar Pino, quien por más coincidencia también fue medallista de bronce hace unos días en el Mundial de París, pero Yasmany no se presentó, en un gesto altruista que agradecieron hasta quienes le niegan el saludo por considerarlo un traidor.
Gracias a ese resultado, comentó que las autoridades chilenas se interesaron en él y pudo allanar su camino para obtener la nacionalidad.
Comenzaba así su nueva carrera como luchador, renacida en la nación suramericana, y que en esta temporada incluyó los cetros en el Grand Prix de España y el torneo Ion Corneanu en Rumanía.
“Con el profesor Néstor Almanza (también cubano) trabajamos en cosas tácticas y técnicas. He ganado en masa muscular, estoy pesando generalmente 140 kilos y bajo sin problemas para la competencia. En este peso me siento fuerte y con la movilidad necesaria para ganar.”
¿Qué significa esta medalla para ti?
“Estoy superilusionado y contento. Vine a darlo todo, a morirme sobre el colchón, y si perdía sabía que era porque no pude hacerlo mejor de ninguna manera.”
¿Chileno o cubano?
“Soy cubano y siempre lo seré, aunque esté viviendo en Chile, porque las raíces no se olvidan. Yo tomé una decisión difícil, que implica prácticamente no volver, pero no me arrepiento porque deportivamente no tenía ningún futuro y siempre supe que daba para más. Mi papá fue uno de los que me alentó a abandonar Cuba, y ha sido el único familiar al que he podido abrazar en todo este tiempo.”

jueves, 26 de noviembre de 2015

Vergüenza en el Bernabéu

Por Lemay Padrón Oliveros 

Deberían irse los dos.
Anoche soñé que Rafa Benítez se montaba en un globo y desaparecía como Matías Pérez. Nunca he leído nada sobre interpretación de los sueños, pero estoy seguro de que no le deseo mal a Rafa, fue apenas un efecto secundario de la pésima imagen dejada por el Real Madrid en el Superclásico contra el Barcelona.
Las sensaciones no eran buenas, porque pese a que ganaba, no convencía este Madrid, como otros conjuntos dirigidos anteriormente por este mismo entrenador. Esta vez Keylor Navas no pudo obrar el milagro de mantener su arco en cero, y el resultado fue un baño de fútbol de parte de un Barcelona que se vio más suelto en el Santiago Bernabéu que en campos aparentemente menos complicados.
Prácticamente nada funcionó en las filas blancas, y lo poco que destellaba, como James Rodríguez, fue sacado del campo por Benítez, cuando quien vivía la peor de sus tardes era Raphael Varane, errático en los pases e inseguro en las coberturas, hecho un manojo de nervios.
Ni siquiera la delantera madridista pudo aprovechar alguno de los varios despistes de Gerard Piqué, para al menos maquillar el resultado. En fin, desastre total.
Por los ganadores, brillante la delantera de Neymar y Luis Suárez, como ha sido a lo largo de las dos campañas que llevan juntos, al punto de que no se extrañó la presencia de Lionel Messi, quien se sumó para la foto cuando el panorama estaba 3-0, pero cada vez que tocó la pelota fue para evidenciar su falta de forma, luego de tanto tiempo sin jugar de manera oficial.
A Luis Enrique le salió a la perfección la maniobra de dejar en el banquillo a los delanteros naturales que suplen a Messi para completar el tridente con Sergi Roberto, quien desgraciadamente verá detener su progresión cuando el argentino regrese y esté en forma Rakitic, porque el resto es inamovible.
Eso mismo le falta al Madrid, decir hoy por hoy cuál es su alineación titular, porque las lesiones no han permitido consolidar ninguna, y las utilizadas no han dejado tampoco satisfechos a casi nadie. Ay, Ancelotti, ¡como se te extraña!

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Copa Federación de tenis: Pliskova, de cenicienta a princesa



Por Lemay Padrón Oliveros

De niñas, prácticamente no existe mujer que no sueñe con ser una princesa, y ese anhelo forma parte de casi todos los juegos infantiles en los que participa.
   Posteriormente los golpes de la vida la van poniendo en lugar, pero a veces se dan historias que se acercan a lo que hubiera sido reinar al menos por un día, y eso lo vivió la tenista checa Karolina Pliskova el pasado fin de semana.
   Suplente de lujo al ocupar el undécimo escalón en el listado universal, Pliskova no pensó que sería tan decisiva en la final de la Copa Federación ante la potente Rusia.
   Sin experiencia en años anteriores, la nacida en Louny, una pequeña población de menos de 20 mil habitantes perteneciente a la región de Ústí nad Labem, vivía a la sombra de la experimentada Lucie Safarova, protagonista en las tres coronaciones de República Checa en los cuatro años anteriores.
   No obstante, quiso el destino que Safarova, novena del ranking mundial, arrastrara problemas en su muñeca desde el Abierto de Estados Unidos y por eso fue reservada para jugar solamente los dobles, aunque tampoco pudo finalmente salir a la cancha en el decisivo enfrentamiento por parejas.
   Las cosas no empezaron bien para Pliskova, pues perdió el sábado en su debut contra Maria Sharapova, quien había dejado la eliminatoria 2-1 a favor de Rusia tras imponerse a la primera raqueta checa Petra Kvitova, sexta en el escalafón planetario.
   Sin embargo, una jornada más tarde la jugadora de 23 años se hizo gigante en el principal certamen por naciones del deporte blanco para damas al sumar los dos puntos que permitieron a su país conservar el cetro tras vencer en individuales y en dobles.
   Primero se impuso 6-3 y 6-4 a Anastasia Pavlyuchenkova, y apenas unos minutos más tarde formó pareja junto a Barbora Strycova, para derrotar a Pavlyuchenkova y Elena Vesnina por 4-6, 6-3 y 6-2.
   Tras perder en esa primera manga ante el dueto ruso, que se conoce desde 2010 y es habitual en la Copa Federación, parecía que al fin Rusia levantaba su primer trofeo desde 2008, con Sharapova en plan de estrella en su primera final.
   Pero de ahí en adelante levantaron las anfitrionas, permeadas con el ímpetu de la novata Pliskova, y las rusas fueron a remolque, incapaces de descifrar los potentes remates que venían de la cancha contraria.

UNA TEMPORADA AGOTADORA
  
Pliskova no llegaba en su mejor momento anímico tras perder en Zhuhai, pero su talento incontestable se vio premiado ante los 13 mil aficionados reunidos en la Arena O2 de Praga, como colofón a una temporada de una intensidad casi sobrehumana.
   Prácticamente sin descanso desde enero hasta ahora, la rubia de ojos azules solamente fue capaz de alzar el título en el Abierto de Praga, pero llegó a otras cuatro finales del circuito, en diferentes superficies, y aprovechó la Copa Fed para ganar experiencia.
   Al menos así pensaba la chica cuando dio el sí en cuartos de final y ganó par de veces ante Canadá, pero lo ocurrido en la final ni ella misma lo esperaba.
   “No tengo palabras, es algo increíble”, repetía la Pliskova luego de su sorprendente actuación dominical, tras desear algo similar también en individuales para la próxima temporada, cuando será mucho más seguida.
   La República Checa mantuvo así su buena racha como local en Copa Federación, pues no pierde una eliminatoria en su territorio desde 2009 y ha ganado cuatro títulos de los últimos cinco disputados (2011, 2012, 2014 y 2015).
   Como curiosidad, por primera vez en la historia del torneo, todo el equipo de árbitros estuvo formado exclusivamente por mujeres, con la británica Clare Wood a la cabeza, asistida por compañeras de Inglaterra, Suecia y Serbia.

martes, 24 de noviembre de 2015

Argentina y Colombia, urgidos de mejorar para estar en Rusia-2018

Por Lemay Padrón Oliveros 

Casualmente fueron rivales en la más reciente fecha, pero tanto Argentina como Colombia deberán mejorar mucho sus actuaciones para estar en la venidera Copa Mundial de Rusia-2018.
Apenas una victoria en cuatro salidas no se corresponde con la calidad y profundidad de las nóminas de ambos planteles, de los más brillantes en el pasado Mundial de Brasil-2014.

Sin poder contar todo el tiempo con sus principales figuras, Lionel Messi y James Rodríguez, ambos equipos han sufrido en sus salidas iniciales, y tendrán que mejorar mucho para cuando se retomen las eliminatorias, en marzo del próximo año.

En la otra punta de la madeja está Ecuador, de pobre actuación en suelo brasileño, pero que al parecer le ha tomado el pulso exacto a las eliminatorias, pues para la pasada cita también se clasificó sin sobresaltos y de momento es el único con actuación perfecta.

Con el mejor balance ofensivo (nueve goles a favor y solamente dos en contra), de manera idéntica a Uruguay, los ecuatorianos han entendido a la perfección las indicaciones del argentino nacionalizado boliviano Gustavo Quinteros, a quien no lo comprendieron cabalmente en su país de acogida cuando los dirigió de 2010 a 2012.

Pero así es el fútbol, tuvo que hacer las maletas hacia Ecuador, y allí de momento vive el momento más dulce de su carrera en los banquillos, al brillar primero a nivel de clubes, y ahora con la selección.

Sin mostrar su mejor cara todavía, Brasil y Chile se encuentran actualmente en zona de clasificación, donde también aparecen Uruguay y Paraguay, lo cual promete una lucha encarnizada por los cuatro boletos y medio de la región, como ha sido casi siempre en la considerada eliminatoria mundialista más difícil del planeta.

De momento el único que parece eliminado es Venezuela, con cuatro fracasos consecutivos, pero esto apenas comienza, y como hay tanto tiempo para preparar la siguiente fecha, otra pudiera ser la cara de cada protagonista.