domingo, 12 de abril de 2015

Más voleibolistas cubanos jugarán por el mundo

Por Lemay Padrón Oliveros 

La próxima campaña debe aumentar significativamente el número de voleibolistas cubanos contratados por el Instituto cubano de Deportes (Inder) en diferentes Ligas del mundo, pues hasta el momento solamente Javier Jiménez pudo jugar en la Liga de Grecia.
El presidente de la Federación cubana de voleibol, Ariel Sainz, adelantó que para la siguiente temporada deben tener entre ocho y 10 jugadores jugando en Ligas de Japón, China, Rusia, Grecia o Argentina.
“El proceso de contratación extrafronteras es complejo, porque los escenarios deben mostrar interés, confianza y garantía para nuestros voleibolistas, pero pensamos ampliar el número de jugadores para la venidera campaña. Con estas contrataciones podremos ir cambiando la concepción de los jugadores, sobre todo desde el punto de vista de expectativas, luego de adecuar el calendario nacional para que pueden jugar aquí y cumplir sus compromisos con los clubes.”
¿Cómo valora la primera experiencia de un cubano en una Liga profesional foránea en los últimos años?
“Nos ha resultado de mucho provecho. Necesitaba un espacio para poder desarrollarse, más allá de las largas concentraciones que hacemos aquí, hubo un cambio con su llegada y hemos tenido muy buenos criterios tanto de él como del club. En toda la campaña ha sido muy importante. Nosotros mantuvimos comunicación frecuente con él y lo vimos muy enfocado.”
¿Hay algo similar en el sexo femenino?
“En el femenino tenemos varias ligas interesadas, como Japón y Rusia. Estamos valorando nuestras posibilidades, sobre todo de desarrollo de nuestras jugadoras.”
¿Existen también posibilidades de garantizar la superación de los entrenadores?
“El desarrollo de nuestros entrenadores tendremos que ir garantizándolo de manera progresiva. En este minuto la Federación cubana tiene un plan de desarrollo a través de cursos, seminarios, participación en clínicas internacionales, para ambientarnos al cambio de metodología en el entrenamiento. La Escuela cubana se basa en el laboratorio y el mundo actual es muy competitivo, por eso necesitamos un cambio de mentalidad.
¿Cómo encara la temporada, en el caso de las muchachas?
“Tenemos 18 niñas en un régimen de concentración atlética para rescatar una población y crear una base para generaciones futuras. En el mes de mayo debemos ir a Dominicana, que viene de ser octavo en el Mundial anterior, y nos interesa topar con equipos con experiencia de cara al torneo del orbe. El mismo contexto actual que tiene el voleibol cubano obliga a que biológicamente tengamos que acelerarlas un poco. Están hoy en varias misiones, pueden militar en equipos de categorías inferiores y en el nacional absoluto, por una cuestión eventual. Todos conocemos por lo que ha transitado el voleibol en los últimos años, y eso nos ha obligado a acelerar a algunas chicas, pero con mucho cuidado, como el caso de Melissa Vargas, que preferimos no ponerla en el premundial de La Habana, porque preferimos que los 30 puntos de ella por partido se repartieran entre las demás jugadoras. Nuestro objetivo es tener un buen grupo de jugadoras para el próximo ciclo olímpico, y para eso utilizaremos los eventos de este año.
¿Y en el caso de los hombres?
“Las condiciones no son las mejores hoy desde el punto de vista de composición grupal, porque se han marchado varios jugadores y esto pone en riesgo las expectativas que tenemos. Rolando Cepeda, Osmani Uriarte y Jiménez son la base, pero la mayoría son sub-21 y esto va a generar que estemos por debajo de las posibilidades. Como líbero en este momento estamos trabajando con Jonder García, pero hay un muchacho de la categoría sub-19, Diony Salazar, que también se proyecta como buen jugador en esta posición. En el pase en este momento, tras la ausencia inesperada de (Leandro) Macías, vamos a estar trabajando con Ricardo Campos, un joven talento que necesita tiempo para proyectarse. (David) Fiel también decidió no pertenecer más a la selección, y como centrales tenemos jugadores nuevos como Tomás Sosa y Félix Chapman. Sabemos que es la posición más difícil hoy, pero las pérdidas nos obligan a cambiar la estrategia de trabajo.”

sábado, 11 de abril de 2015

¿Qué sabor nos dejará la Copa?

Por Lemay Padrón Oliveros 

En unas horas los principales luchadores del estilo libre estarán firmando su regreso a una de las competiciones más glamorosas del calendario internacional, la Copa Mundial, que tendrá lugar este fin de semana en la ciudad estadounidense de Los Ángeles.
Recordemos que a este evento se asiste por los méritos ganados en el Mundial del año anterior, y por eso reúne a muchos de los mejores gladiadores del planeta, además de contar con el siempre atractivo formato de topes por equipos, división por división.
Si a la calidad intrínseca del certamen, se une que Cuba comparte en el apartado A con las escuadras de Rusia, Mongolia y Estados Unidos, y deberá ganarle al menos a uno de los grandes para poder disputar las preseas, parece una meta compleja.
El debut será nada menos que ante los anfitriones, quienes cuentan en sus filas con los campeones olímpicos Jordan Burroughs (74 kilogramos) y Jake Varner (97), ante quienes Liván López y Javier Cortina deberán hacerlo muy bien para imponerse.
Estados Unidos parte como favorito también en el duelo de 61 kilos al contar con el bronce de Londres-2012 Coleman Scott, quien debe superar a Maikel Pérez, y Tervel Dlagnev (125) pudiera imitarlo sobre Eduardo Mesa, pero en el resto de las peleas no cuentan con hombres de gran alcurnia.
En 57 Yowlys Bonne debe dominar al representante local, en 65 Franklyn Marén pudiera imponerse a Brent Metcalf o Aaron Pico, conocidos por haber peleado aquí en el Cerro Pelado, al igual que en 70 con Andy Moreno, y por supuesto, en 86 Reineris Salas es nuestra apuesta más sólida. Por eso debe ser crucial el tope de 97, donde no descartamos a Cortina, aunque Varner estará ante su público.
En cualquier caso, el objetivo primario de la escuadra caribeña debe ser doblegar a Rusia, que no envió a suelo norteño a ninguno de sus medallistas mundiales y olímpicos, y abre las posibilidades para que los antillanos se cuelen al menos en la discusión del bronce, porque Mongolia tiene a tres gladiadores de gran calidad, pero para imponerse en el tope bilateral tendrían que ganar cinco combates, y eso lo veo bastante improbable.
Por la llave B Irán sale como amplio favorito, gracias a la presencia de dos campeones mundiales: Reza Yazdani (97) y Hassan Rahimi (57) y un bronce olímpico: Komiel Ghasemi (125), además de otros competidores ocupantes de podios en torneos importantes, y el elenco que debe avanzar a discutir bronce es Azerbaiyán, por delante de Belarús y Turquía.
Ese sería el posible rival de Cuba por el tercer puesto, si las cosas salen como indican los papeles, y también veo grandes posibilidades de derrotar a los azeríes, cuyas principales figuras son el monarca de Londres-2012 Toghrul Asgarov (70), quien se coronó allí en 60, y el dorado universal Haji Aliev (65). Como mismo pienso del match contra Mongolia, esas armas no son suficientes como para salir airosos en el match, y por eso sigo pensando que Cuba puede mejorar el quinto puesto de Majachkala-2011. El domingo confirmaremos si se logró.

viernes, 10 de abril de 2015

Tigres a un zarpazo

Por Lemay Padrón Oliveros 

Esta vez los pronósticos se van cumpliendo y los Tigres de Ciego de Ávila se encaminan al segundo título nacional de su historia, tras salir increíblemente con balance positivo de su visita al inhóspito Cristóbal Labra, de la Isla de a Juventud.
Los Piratas habían tenido en su feudo una valla casi infranqueable para el resto de los equipos, grandes o pequeños, pero esta vez no pudieron completar el abordaje a la nave avileña, que se batió de tú por tú y no se dejó impresionar.
Los isleños pudieron incluso ser barridos si no levantan el ánimo en ese cuarto partido en el que parecían dormidos hasta el pelotazo a Alfredo Rodríguez. Pero la victoria de esa jornada no fue el revulsivo necesario como para imponerse al día siguiente, y ahora tienen una tarea casi imposible al intentar pasar la escoba a Ciego en su terruño.
Los pineros estuvieron muy mal en cuanto a oportunidad en este quinto partido, y si a esto se suma un pésimo corrido de bases en los primeros episodios y alguna que otra cuestionable decisión técnica, no podían conseguir a victoria.
Las cosas estaban complejas para los Piratas desde el inicio de esta final, o incluso desde el final de la clasificatoria, pero ahora parece más empinada la cuesta, con un pitcheo en harapos, en el cual el único abridor confiable ha sido Yoalkis Cruz y no lo podrían utilizar sino hasta un hipotético séptimo choque. Aquí creo que falló de nuevo la dirección técnica isleña al no calcular bien, como cuando no puso a calentar previsoramente a Héctor Mendoza en el segundo encuentro, aunque por suerte para ellos en ese momento no les costó.
Los nervios también han afectado a los Tigres, que debieron sacar sin querer a Osmar Cervantes el martes por no llevar bien la cuenta de las visitas al montículo, y también han cometido errores “de libro” a la defensa. Pero son las emociones de la postemporada, donde solo los que tienen nervios de acero no se equivocan.
Ganadores y perdedores aparte, los amantes del béisbol no nos podemos quejar, porque estamos viviendo una final modélica desde todo punto de vista. El único momento criticable fue el del mencionado pelotazo, pero ambas escuadras han demostrado que para dejar el pellejo en el terreno no hace falta fajarse, y por el contrario, desde los mentores hasta el último integrante de cada nómina muestran mutuo respeto, y sobre todo, a la afición. Los fanáticos avileños no querrán que escriba esto, pero yo quisiera un séptimo choque para disfrutar un poco más de este lindo espectáculo, con varios errores porque no son máquinas, pero con adrenalina, entrega, pasión, y un comportamiento modelo.

jueves, 9 de abril de 2015

Serie Mundial de Boxeo: ¿Seguir o rotar?



Por Lemay Padrón Oliveros

La disyuntiva está planteada desde la temporada anterior, en la cual muy poco se movieron las piezas de los Domadores de Cuba, si exceptuamos las modificaciones forzadas por lesiones o bajas del equipo.
Comenzó una nueva campaña y todo presagiaba que no cambiarían mucho las cosas, porque esta vez, a diferencia del pasado año, estaban en juego clasificaciones para los Juegos Panamericanos de Toronto-2015 y los Olímpicos de Río de Janeiro-2016.
Sin embargo, transcurridas ya 11 de las 14 fechas de competencia, vale la pena analizar categoría por categoría, para evaluar si vale la pena seguir poniendo a boxear a las mismas figuras, cuando algunos ya tienen en sus manos el cupo deseado, y otros no pueden aspirar a conseguirlo.
Por ejemplo, en 49 kilos el jovencito Johanys Argilagos necesita boxear y boxear, independientemente de cómo vaya en el listado de su división. Es la apuesta a futuro, y debe apurar etapas porque no se ve a otro con opciones de hacerlo mejor que él, como mismo ocurre en más de 91 con Leinier Peró, todavía con posibilidades matemáticas, pero muy remotas, de colarse en la nómina estival.
En 52 Yobany Veitía lidera con ocho puntos de ventaja sobre el tercer puesto, pero como quedan dos combates a los representantes de este peso, y teóricamente eso pueden significar hasta 10 unidades, todavía no está totalmente seguro. Una victoria más, y podría dársele oportunidades a otro púgil.
Por su parte, Andy Cruz en 56 tiene garantizada su plaza a Toronto, y a falta de una salida podría incluso clasificarse para Río, pues solo una unidad lo separa del segundo clasificado. No hay rotación posible.
Tampoco puede confiarse todavía Lazarito Álvarez, segundo en 60, a cuatro rayas del tercero y con dos pleitos por celebrar, o Arlen López, primero en 75 a falta de un combate, pero empatado con otros dos contendientes. Similar situación presenta Julio César La Cruz (81), líder en 81, pero empatado y con apenas dos unidades sobre el tercero y dos choques pendientes.
Una verdadera lástima es lo sucedido con Yasnier Toledo (64), porque por no combatir un día ahora aparece cuarto, aunque de ganar en su última salida podría amarrar su presencia en la venidera justa bajo los cinco aros. Todo dependerá de los otros púgiles.
El caso del titular olímpico Roniel Iglesias es preocupante (69), porque peligra hasta su presencia en Toronto. Va octavo, y con tres representantes de América por delante, aunque con dos combates restantes, podría al menos ganarse su ticket canadiense. Habrá que ver lo que piensan los técnicos al respecto.
También lamentable es el caso de Erislandy Savón (91), que lo ha hecho todo casi perfecto sobre el encerado, pero una victoria por no presentación tiene menos valor que una obtenida sobre el ring, según las reglas de la Serie, y a falta de una sola salida, empata en el liderazgo de su división. Los técnicos no están demasiado preocupados con este caso porque su calidad le permitirá clasificar tarde o temprano, pero eso no se puede dar por sentado en todos los pesos.
Resumiendo, ¿qué queda entonces? Pues muy pocas opciones de movimiento, salvo en 52 y en 69, si se va a apostar por Arisnoidis Despaigne, de muy buena presentación en su única subida a cuadrilátero. Probablemente luego de este fin de semana se aclaren un poco más las cosas, o no.