viernes, 11 de abril de 2014

Locura en la Champions


Por Lemay Padrón Oliveros

Una gran remontada, otra que casi lo fue, un grande que se despide y otro que se las vio negras; así pueden resumirse los cuartos de final de la Liga de Campeones de Europa.
La vuelta de tortilla la protagonizó el Chelsea del polémico José Mourinho, que sacaron un increíble 2-0 en sus predios, luego de haber caído 1-3 como visitantes. Mou volvió a mostrar su toque mágico y sacó el máximo provecho a la ausencia en las filas contrarias de su máxima figura; el delantero sueco Zlatan Ibrahimovic. Además, dio una clase a su par francés Laurent Blanc sobre cómo se juega en la Champions, una asignatura todavía pendiente para uno de los clubes más poderosos del momento, e indiscutible rey en Francia.
Casi, casi, fue lo hecho por el Borussia Dortmund alemán, también sacando provecho a la ausencia de Cristiano Ronaldo en las filas del Real Madrid, al imponerse 2-0 a domicilio, aunque insuficiente luego del 0-3 sufrido en la capital española.
Una vez más apareció San Iker para evitar sufrimientos al conjunto merengue, que terminó pidiendo la hora, pero en definitiva toma justa venganza de sus victimarios en la pasada temporada, y como les pasó a ellos hace 12 meses, los dejó con la miel en los labios al ver el milagro de la remontada bien cerca.
El grande que se despide es el Barcelona, doblegado por un Atlético de Madrid que le dio un baño de fútbol en los primeros 20 minutos y luego controló al conjunto catalán, otra vez muy dependiente de su estrella Lionel Messi. Se impuso el plantel más rocoso del planeta en estos momentos, y deja en crisis al técnico Gerardo “Tata” Martino, prácticamente obligado a ganar la próxima semana la final de la Copa del Rey contra el Real para conservar su puesto.
Para los rojiblancos fue también un resultado histórico, porque significa su regreso a semifinales del máximo torneo de clubes del mundo luego de 40 años, y apenas por cuarta vez en la historia de las justas europeas se colocarán en esta instancia equipos de una misma ciudad. Los primeros fueron precisamente ellos mismos, en la campaña de 1958-1959, y luego lo lograron el AC Milán y el Inter de Milán en la 2002-2003 y los londinenses Chelsea y el Arsenal en la 2008-2009.
El que se las vio negras fue el gran favorito de todos, el Bayern Munich alemán, que debió venir de atrás para imponerse 3-1 ante el Manchester United. Los ingleses hicieron mucho más de lo esperado, e incluso pudieron apretar más con un mano a mano que perdió Wayne Rooney ante Manuel Neuer y hubiera puesto el marcador 2-1 para los Diablos Rojos.
De cualquier manera, para el conjunto manchesterino hubiera sido un verdadero milagro, luego de la desastrosa temporada tras la marcha de Sir Alex Ferguson, que pudiera terminar incluso con su ausencia en la venidera Champions, de la cual es infaltable desde hace dos décadas.
Este viernes será el sorteo para conocer el destino de los cuatro semifinalistas, y casi todas las miradas estarán sobre Mou, porque hay grandes probabilidades de que vuelva a enfrentarse a su Némesis (Pep Guardiola), o a su exequipo, el Real Madrid. El espectáculo estará garantizado de todas todas.

jueves, 10 de abril de 2014

Reglamento demasiado flexible


Por Lemay Padrón Oliveros

Strike cantado al arbitraje.
Lo de este año con las violaciones al reglamento ya pasa de castaño a oscuro, y bien oscuro.
No bastó con la desastrosa actuación de la Comisión Nacional al sancionar al árbitro que expulsó tempranamente a Vladimir García por propinar un pelotazo, ni con la otra, más desastrosa si se puede, de castigar prácticamente midiendo por el mismo rasero, a un lanzador que da un dead ball y a un pelotero que sale bate en mano buscando venganza sin medir las consecuencias.
Lo primero ya fue reconocido públicamente por el jefe de reglas y arbitraje, quien dijo ante las poderosas cámaras de la televisión nacional, que la única causa posible para sustituir a un imparcial en medio de un juego, es por indisposición del colegiado. ¿Deberemos esperar tantos meses para que se reconozca también la metedura de pata en el incidente Freddy Asiel-Demis Valdés?
Llegó la postemporada y muchos hicimos llamados desde todas las trincheras para que el espectáculo se salvara con la mejor actuación posible de los llamados hombres de negro.
Sin embargo, más allá de las equivocaciones al parecer intrínsecas en el arbitraje cubano, en los últimos días dos acontecimientos han dejado bastante mal parados a quienes deben regir lo estipulado dentro de un diamante beisbolero.
En primer lugar, estuvo la famosa jugada del Latinoamericano, que nunca debió llegar a dilucidarse por el video, porque sencillamente no estaba incluida en la lista de posible consulta. Lázaro Vargas probablemente no pensó nunca que a partir de ahí vendría la debacle de su equipo y no pasó a mayores, quizás también por respeto a la afición reunida por miles en el estadio Latinoamericano.
Por si esto fuera poco, al comenzar el primer juego de la final entre los dos mejores conjuntos del campeonato (demostrado en la clasificatoria y en las semifinales), el director de los anfitriones se aparece con regalos para los árbitros.
No sé si esto está escrito EN BLANCO Y NEGRO en el Código de Ética de los árbitros, pero si no está explícitamente, TIENE QUE ESTAR en el ADN de cada hombre dispuesto a impartir justicia entre dos bandos. Para nada creo que esto haya incidido luego en la actuación de los imparciales en el desafío de marras, pero la imagen dejada realmente es bastante fea. En ningún deporte y en ninguna geografía he visto esto.
También me llamó la atención, para rematar, que desde hace rato no veo el minuto de silencio para arriar la bandera después de las seis de la tarde, como fue siempre costumbre en cada partido, y como nos enseñan a todos desde la primaria.
En fin, que me da la impresión de que este 2014 el reglamento ha sido demasiado flexible en demasiados aspectos.

miércoles, 9 de abril de 2014

Domadores no creen en sorpresas

Por Lemay Padrón Oliveros 

Muy confiado se le veía al entrenador de los USA Knockouts, Mariano González, de poder llevarse al menos dos triunfos en su tope de cuartos de final de la Serie Mundial de Boxeo (WSB) contra los Domadores de Cuba.
“¡3-2 a favor de ustedes va a quedar el tope!”, repetía sin cesar, con tanta confianza en su voz que llegó a preocuparme, lo confieso.
González, un pinareño producto de la Escuela Cubana de Boxeo, posee gran experiencia en la WSB, pues en ediciones anteriores fue campeón con Francia y luego con Italia, y según sus cálculos esperaba perder 2-3 aquí para luego ganar 3-2 en Estados Unidos y eliminar a Cuba en la pelea extra, en más de 91 kilogramos.
Claro, consciente de nuestras carencias en esa división llegué a imaginarme el posible escenario por un momento, pero de cualquier manera lo veía tan remoto que le dije: ¡Se te acabó el aché este año!
Maestre decepcionó.
Todo esto ocurrió el jueves, tras la conferencia de prensa del duelo, y poco más de 24 horas más tarde los Domadores daban otro golpe de autoridad al barrer a sus rivales, con claro triunfo incluido en más de 91 kilos ante un africano-sueco que aparentemente tenía para mucho más, y no enseñó nada entre las 12 cuerdas.
La mejor noticia del tope, sin embargo, la aportó el reaparecido Emilio Correa, protagonista del mejor combate contra el brasileño Michel Borges (la otra victoria con la cual contaba Mariano), un púgil que todo el tiempo dio la cara e intercambió de tú a tú con un Correa que todavía debe intensificar más sus entrenamientos para llegar fresco al quinto asalto.
Para el Junior esta es también una buena prueba en lo que debe ser su regreso a los pesos medianos, donde encaja mejor su somatotipo, porque aparentemente le falta estatura y alcance para poder reinar en los 81.
Decepcionante fue la presentación del venezolano Gabriel Maestre, quien venía con deseos de impresionar en la Ciudad Deportiva, y salió noqueado por Roniel Iglesias en el tercer asalto, sorprendido por un gancho de izquierda al estómago.
Misión imposible es lo que le queda ahora a los USA Knockouts, porque ni ellos mismos se creen capaces de devolver el escobazo cuando sean anfitriones este sábado en el Rockingham Park de Salem, New Hampshire.

martes, 8 de abril de 2014

…Y ganó el librito

Por Lemay Padrón Oliveros

Increíble, pero cierto. Estando 1-3 debajo, Pinar del Río remontó y eliminó a Industriales en la semifinal, en un séptimo juego en el que incluso tenía todas las de perder con un pitcheo muy diezmado.
 Curiosamente el juego donde supuestamente peor estaba el pitcheo para Pinar, fue en el que mejor lanzaron.
 Loa azules no le batearon a un Erlis Casanova que no llegaba a las 90 millas y casi todo era a base de rectas, ni tampoco a sus relevos.
 Alfonso “El librito” Urquiola, como de costumbre, hizo en esta serie los cambios necesarios (William Saavedra al cuarto turno, Osniel Madera por Luis Alberto Valdés) y las jugadas precisas. En el caso de Saavedra, muy loable la vergüenza, porque además de ser letal en cada desafío, jugó con molestias que le impedían correr en las bases.
 Lázaro Vargas es de las pocas personas que tropieza varias veces con la misma piedra. En la postemporada de hace dos años perdió varios juegos por poner a lanzadores inexpertos, y ahora en el sexto volvió a hacerlo cuando trajo a Yanier Valdés; no es lo mismo un juego 1x2, que era como estaba, que 1x6. Tenía a Pedro Durán, entre otros.
 En el quinto juego tampoco exprimieron a Yosvani Torres para sacarlo del box antes por cantidad de lanzamientos, y la alineación tampoco me convenció, quizás la del último juego era la verdadera de Industriales, con Alexander Malleta por Yasmani Tomás, que ha estado lesionado.
 Además, Vargas muy conservador con el toque de Raiko Olivares (de sus mejores bateadores) apenas en el segundo inning, y luego cuando tuvo una situación similar en el séptimo no lo hizo. En la segunda ocasión estaba debajo, pero primero hay que empatar y después ganar. Si a esto se le agregan los corridos desastrosos de los primeros episodios (no sé si inspiración personal u ordenados por el coach), poco se puede hacer. No importa si el árbitro cantó bien o no.
 En cuanto a la fabricación de carreras, mucho dejó que desear la nave azul, con el mayor por ciento de las carreras anotadas ya son con dos outs. Y 0, LEAN BIEN 0 fly de sacrificios, cuando sobraron las oportunidades. No por gusto dejaron ¡54! corredores en circulación, y esto no es responsabilidad del mentor.
 Si vamos a la velocidad en función de la ofensiva, Pinar respetó menos a Frank Camilo que Industriales a Lorenzo Quintana, con cuatro estafadas y un cogido para los azules y tres y tres los pinareños, que como se aprecia, lo intentaron tantas veces como los capitalinos.
 Independientemente de que los pitchers se descuiden, esto muestra muy poco respeto para el receptor que mejor controló el juego veloz de los rivales en toda la Serie, y demasiado para el rey de las estafas permitidas.
 En definitiva, ganó quien mejor hizo las cosas, quien más garra puso sobre el terreno, y quien, resumen, hizo lo que tenía que hacer desde todo punto de vista.