jueves, 18 de diciembre de 2014

Acción de Gracias

Por Lemay Padrón Oliveros 

¿Quién escribe de deportes hoy en Cuba? Yo, por lo menos, me paso con fichas. El Día de Acción de Gracias, uno de los festejos más tradicionales de la cultura estadounidense, se celebra el cuarto jueves de noviembre, pero Cuba lo ha tenido este año de manera atrasada este 17 de diciembre.
El histórico anuncio del futuro restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos rompió todas las expectativas. Yo siempre pensé que vería primero cantar juntos otra vez a Silvio y a Pablo, antes de ser testigo de este acontecimiento.
El haber nacido en plena Guerra Fría ha condicionado toda mi existencia y bloqueado en mi fuero interno toda posibilidad de creer viable algo tan grande.
Barack Obama ha tenido la valentía para intentar acabar con esta absurda beligerancia que sobrevivía en pleno siglo XXI, y Raúl Castro ha mostrado toda su audacia diplomática para converger con su enemigo político de toda la vida.
¿Qué se acabe el bloqueo? Por qué no, si se logró este primer paso, aplaudido hasta las lágrimas prácticamente en todos los rincones del planeta donde existen cubanos, es decir, en todos los rincones del planeta. Es una oportunidad única que no deben dejar pasar ninguno de los dos. Como decía el mismo Obama, si han podido coexistir con China y con Viet Nam, ¿por qué no con Cuba?
¿Qué haya elecciones multipartidistas en Cuba? Por qué no también, sin miedo de ningún tipo. Hoy por hoy no creo que existan dudas de la voluntad de Raúl de llevar adelante al país como nadie, y lo dice alguien que no es militante del Partido Comunista de Cuba. Si antes acompañó a Fidel con las armas en la mano, ahora Fidel lo acompaña a él en la batalla del diálogo, y ambos pueden salir airosos y tener su lugar en la Historia, con toda la dignidad del mundo.
Pero si Obama y Raúl son las dos caras fundamentales de este regalo pre-navideño, en esta hipotética Acción de Gracias no podemos obviar a los mediadores. El Papa de la gente (¿tenía que ser por primera vez un latinoamericano?), el conciliador Francisco, hizo algo para ennoblecer el trabajo de la Iglesia, como no hicieron otros antes de él en años.
Todos los presidentes latinoamericanos y los Gobiernos del mundo que durante décadas han votado en contra del genocida bloqueo, los Comités por la Liberación de Los Cinco, la presión del propio pueblo y la opinión pública estadounidense, y todos los que han aportado su granito de arena en esta lucha, merecen el mayor de los reconocimientos.
El pueblo cubano, que ha resistido dignamente todas las presiones y penurias resultantes de las políticas erróneas, tiene en estos momentos mucho, y a muchos, para agradecer.

Domadores, el equipo del año

Por Lemay Padrón Oliveros 

No tengo el conteo oficial, pero me atrevo a asegurar que los Domadores de Cuba ganaron ampliamente la votación como mejor equipo del año.
Por encima de preferencias personales, ninguna otra plantilla brilló tanto como la de la franquicia de boxeo.
La IV edición de la Serie Mundial no reunió a la flor y nata del pugilismo en el planeta, pero cualquiera era capaz de sacar un susto, y nadie pudo dárselo al combinado caribeño.
Solamente una derrota en una visita a Moscú, cuando ya el boleto a la siguiente ronda estaba asegurado como líder de la llave, fue lo que permitieron los Domadores en varios meses de batalla, iniciados a finales del pasado año.
No obstante, esa derrota parcial no significó perder el enfrentamiento con los rusos, pues se les había barrido en La Habana, y se les volvió a doblegar en las semifinales del certamen.
En total fueron nueve topes de cinco pleitos cada uno ganados de 10 disputados, con balance de 41 victorias y solamente nueve derrotas, la mayoría en los hombros de los más inexpertos de la escuadra.
Llegaron los cuartos de final y un duelo contra Estados Unidos saldado con ocho triunfos y dos reveses, al igual que la semifinal, una revancha contra la misma Rusia que les había superado apenas días atrás.
La final deparaba el duelo contra Bakú Fires de Azerbaiyán, también revancha de la fase preliminar porque los europeos estaban en el mismo grupo con los cubanos y les habían ganado cuatro peleas, la mayor cantidad tolerada por los Domadores a cualquier rival.
El duelo, celebrado en la capital azerí, tuvo sus momentos polémicos con el arbitraje en algunos combates, pero en definitiva se saldó con el triunfo de Cuba 6-5, gracias al éxito en la pelea extra de Arisnoydis Despaigne sobre Yauheni Ramashkevich en 69 kilogramos.
Hubo individualidades destacadas como Yosbany Veitía (49), Erislandy Savón (91) y Roniel Iglesias (69), quienes terminaron como líderes invictos de sus respectivas categorías en el ranking de la Serie Mundial, los dos primeros con más de mil 170 puntos, pero el brillo mayor fue como colectivo, siempre listos para enmendar cualquier tropiezo de un compatriota.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Forfeit

Por Lemay Padrón Oliveros 


No es la primera, y supongo que tampoco será la última vez que un equipo se niega a continuar un juego de pelota cuando se siente desfavorecido, pero no recuerdo nunca haber sido testigo de algo así en un partido televisado, y menos aún cuando el conjunto que abandona el campo es precisamente el más necesitado de victorias.
Es inconcebible que un manager con la sapiencia de Alfonso Urquiola haya decidido retirar a sus pupilos del terreno de pelota, mucho más cuando se trataba de una carrera para empatar, y todavía podía aspirar al triunfo. Supongo que se dejó llevar por el calor del momento, la presión de ser el campeón y ver alejarse la posibilidad de acceder a la segunda ronda, o porque quienes le rodeaban casi le pedían que formara la reyerta.
En cualquier caso, no debe ser esa la actitud luego de sentirse víctima de un error. Con la calidad que tiene el arbitraje cubano, si cada cual optara por regresar al hotel sin disputar el out 27 serían unos cuantos los desafíos definidos por forfeit.
Hasta aquí, queda claro que para nada comparto el actuar de Urquiola, pero ahora miremos el asunto desde otra parte.
No sé a ustedes, pero a mí en ningún momento me convenció el ángulo de la cámara por la cual se guiaron para decretar el jonrón. Por esa vista todo parece indicar que fue buena bola, pero la cámara no estaba situada siguiendo la línea de tercera, como debe ser para aspirar a una total justicia.
La regla del video especifica que cuando sea indudable el out o quieto, el foul o fair, o cualquier otra situación posible, entonces se toma una decisión. Francamente, no creo que este haya sido el caso. En el desafío anterior Industriales salió airoso las dos veces que se apeló a la cámara lenta, pero en ambos casos no había dudas.
Al menos en mi opinión, para darle marcha atrás a una decisión tomada por un árbitro, como fue el caso tras el batazo de Yuliesky Gourriel, no debe haber dudas y el ángulo debe ser el correcto.
En este tipo de batazos es imposible determinar con exactitud por dónde pasó la pelota si no está la cámara en el lugar indicado (sugerencia incluida para los responsables de las trasmisiones). La tecnología es justa e infalible cuando está bien aplicada, si no, es mejor pasarse con fichas; a lo mejor así evitamos males mayores.

martes, 16 de diciembre de 2014

Madrid y el título restante

Por Lemay Padrón Oliveros


Apenas un título de prestigio le falta al Real Madrid en sus nutridas vitrinas, el del Mundial de clubes. Esa deuda la intentarán saldar esta semana en Marruecos, en su segundo intento por sumarlo a sus vitrinas.

El conjunto blanco estuvo entre los fundadores de estas lides, pero en aquella primera edición, con sede en Brasil, fue superado por diferencia de goles por el anfitrión Corinthians en la fase de grupos y se quedó con las ganas de jugar la final. El Mundialito no volvió a jugarse sino hasta cuatro años más tarde, y pese a volver a coronarse como Rey de Europa, el once galáctico no volvió a participar.
Desde 2005 se realiza todos los años, como debió ser desde un principio, y tras conquistar la Décima, el plantel madrileño tiene una nueva oportunidad para completar su palmarés.
A diferencia de aquella primera versión, ahora los monarcas de Europa y Suramérica tienen un puesto seguro en semifinales y solamente deben disputar dos desafíos, por lo que los merengues debutarían este martes en semifinales contra el Cruz Azul mexicano, y de vencer reaparecerían el sábado contra el ganador de la otra semi, prevista un día después entre el San Lorenzo argentino y el Auckland City neozelandés.
Por nómina debe ganar por goleada, pero así mismo se pensaba la otra vez y no sucedió. No obstante, desde que se aplica este sistema, el monarca de la Champions ha ganado seis de las nueve coronas.
Los blancos llegan con notables bajas en el centro del campo, pero así mismo han extendido a 20 los juegos consecutivos con triunfos y marchan cómodos en todas las competiciones, por eso no hay justificación para pedirles otra cosa. Seguramente la final será más exigente, en teoría contra el campeón de la Libertadores, el San Lorenzo, pero también está a años luz del Madrid en cuanto a calidad.
Repito, esa es la fría previa, pero sobre la cancha cada partido hay que salir a ganarlo y para conseguirlo el peor enemigo es el exceso de confianza, una de las causantes del anterior fracaso merengue en estas justas. La vitrina espera, el orgullo debe hacerlo también para dar paso a la humildad sobre la cancha.